jueves, 30 de junio de 2011

Subiré el volumen real de las cosas

Vendrás a mí

como un árbol serruchado

a mi puerta.

Yo no te quiero así,

tormentoso.


Vendrás a mí

¿cómo encender leña mojada?


¿Por qué venir a taparme?

mi madre supo abrigarme

y siempre desperté.


Nunca fui Ofélica,

no hallarán perlas en mi cuerpo;

tal vez restos de un tiranosaurio rex,

una despedida reprimida,

y dos o tres carozos de aceituna.


Vendrás a mí

y subiré el volumen real de las cosas.

14 comentarios:

Clod dijo...

Un verdadero cóctel poético, directo, simple, contundente... con algo de nostalgia tanguera pero que a la vez no deja de ser rockera.

Clod

Diego Planisich dijo...

Los interrogante siempre dicen tanto... hermoso, Juli.

Un beso.

Manuel Torres dijo...

Hace tiempo no leía nada tuyo. Las cosas siempre son tan desiguales y no había pensado el volumen en la intensidad de su propio sonido, que a su vez es de su proporción en el espacio, buena intensión. La fotografía de Keaton es acertada. Pero siempre quedo con la sensación de eso que ocultas, lo cual es mucho más bello...

masallade losmasallases dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Vagamundo dijo...

First I was afraid, I was petrified... como un fósil, pues, pero con gloria gaynor chillando fuerte. Subir el volumen y subirse a otra intensidad

David C. dijo...

Me gusto.

Carlos dijo...

Si, vendré, a verdecer tu casa nuevamente.

Un beso.

Javier F. Noya dijo...

Hola: vengo desde el Blog de Jorge Ampuero, al que visito no muy seguido, y recalo en este espacio tuyo, con una poesía exquisita. Un gusto haber llegado aquí. Te estaré leyendo. Saludos.

Demian Haller dijo...

Julieta...que palabras posan en las praderas de tu historia, y oscilan en la prosa inmensa de tu boca...

Slds.

Demian

POEMAS SÉPTICOS dijo...

Yo le he subido el volumen a tus poemas. Podría manejar un mustang 78' y recitarlos como queriendo espantar a los vampiros. Saludos desde Venezuela.

S A N J O dijo...

siempre disfruto al leerte.

tres carozos de aceitunas!

un monton de carozos de aceitunas...

beso!

Ceci Vietri dijo...

Me encantó lo de "nunca fui Ofélica..."

Y el peso del volumen real de las cosas, no es facil andar en perspectiva.

Rubén Darío Carrero dijo...

-Subir el volumen real de las cosas-

pero lentamente, no se nos vaya a poner lo visible, borroso; y el ruido, duro y más grande que la cabeza.

Erick Strada dijo...

Me recuerda a algo que escribí, pero en fin, lo mío no era bueno. Descubro tu blog.